Como todo el mundo sabe a estas horas, la selección española de baloncesto se ha hecho con la medalla de oro en el Mundobasket de Japón. Y lo ha hecho de un modo inapelable, paseándose como durante todo el torneo, a excepción de la dura semifinal contra Argentina, tal vez el único equipo con talento, disciplina y coraje suficiente para disputarle el primer puesto al equipo de Pepu Hernández. Talento, disciplina y coraje, sí. Pero también solidaridad, buen rollo y fe en las posibilidades del equipo. Conceptos que la otra selección española, la de fútbol, parece tener olvidados.
No soy demasiado amante de las competiciones deportivas por países y, cuando me siento frente al televisor, sólo lo hago en las eliminatorias a cara o cruz, nunca en las liguillas previas. El pasado viernes pude ver el último cuarto de la semifinal contra Argentina en un televisor de una tienda en el centro de Barcelona. Cuando me planté frente al escaparate, sólo había dos personas más. Cuando Calderón falló el primero de sus últimos dos tiros (a falta de 22 segundos para el final), éramos más de 40 quienes esperábamos ansiosos el desenlace del partido. Tantos, que el dueño de la tienda tuvo que retrasar 10 minutos el cierre de la persiana a la hora de comer para evitar las protestas de todos nosotros. El encuentro se decidió en el último segundo y la “multitud” (?) se deshizo en apenas unos segundos.
No pude evitar pensar en el ¿equipo? de Luis Aragonés y en el chasco que tanta gente se llevó en el mundial de Alemania. El fútbol es el indiscutible deporte rey (si me permiten el tópico) en España, así que me ha dado por comparar los resultados de una y otra selección en el último cuarto de siglo.
Palmarés 1982-2006 de la selección española de fútbol.
– 1984: Subcampeones de la Eurocopa de Francia.
– 1992: Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona.
– 2000: Medalla de Plata en los Juegos Olímpicos de Sydney.
Palmarés 1982-2006 de la selección española de baloncesto.
– 1983: Medalla de Plata en el Eurobasket de Francia.
– 1984: Medalla de Plata en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles.
– 1991: Medalla de Bronce en el Eurobasket de Italia.
– 1999: Medalla de Plata en el Eurobasket de Francia.
– 2001: Medalla de Bronce en el Eurobasket de Turquía.
– 2003: Metalla de Plata en el Eurobasket de Suecia.
– 2006: Medalla de Oro en el Mundobasket de Japón.
El baloncesto, que experimentó un boom importantísimo en los años 80, tuvo una época de receso a todos los niveles (calidad de la liga, audiencias, éxitos deportivos) del que ha salido hace apenas unos años, coincidiendo con la aparición de la generación de jugadores que hoy se han proclamado campeones del mundo en Japón.
En fútbol, sin embargo, siempre ha habido jugadores brillantes y con talento. Lo que no tengo tan claro es que exista disciplina, coraje y, mucho menos, fe en sus propias posibilidades. Los responsables del fútbol español deberían aprender de sus colegas del baloncesto y lavar de una vez la cara al equipo que representa a España en los campeonatos europeos y mundiales, empezando por ellos mismos. Además, creo que es imprescindible nombrar como seleccionador a una persona joven, moderna, abierta y, sobre todo, que sea capaz de aportar un estilo de juego y una filosofía clara a la selección española de fútbol. Un estilo y una filosofía que tienen todos los países que, en un momento u otro, han sido alguien en el panorama futbolístico mundial.
Foto: elperiodico.com
EDITO A LAS 21:54. Después de escribir y colgar el post, me he dado un paseo por los blogs de visita habitual y he visto que Martí Perarnau ha publicado un artículo en una línea similar a la que he intentado explicar, aunque mucho más completo. Os aseguro que ha sido una pura casualidad. El post de Perarnau podéis leerlo aquí.