Seguramente será imposible mantener esta media, pero con los 6 goles de hoy frente al Valladolid (ni por asomo el peor equipo que ha pasado por el Camp Nou) el Barça lleva marcados 34 goles en 10 jornadas. Los números (¿dónde están los agoreros que acusaban al equipo de falta de gol tras las dos primeras jornadas?) hablan por sí solos del estado de gracia en que se encuentra el once de Guardiola.

Eto’o ha hecho lo que mejor sabe, enchufar 4 de las 5 o 6 ocasiones que tuvo, pero si hay alguien que merece ser destacado de entre todos los que componen el hoy perfecto engranaje del Barça, ése no es otro que Messi. Hoy no estaba Iniesta, pero el argentino ha hecho lo suyo y lo del albaceteño. Desbordó, regateó, asistió a sus compañeros y, como si de un guiño a Andrés se tratara, tampoco marcó.

Destacar a alguien más viendo lo de Eto’o y Messi es difícil, pero me gustaría valorar el partido que ha hecho hoy Henry. No ha sido espectacular, pero ha trabajado, ha luchado y al final ha descargado su rabia acumulada en el sexto gol. Habrá que darle más palos, seguramente, pero hoy no ha sido el Henry gris al que nos tiene acostumbrados.

El punto negro
No entiendo las flojas entradas que está registrando el Camp Nou esta temporada. Me parece patético que de las 60.000 personas que han acudido al estadio, más de 17.000 hayan adquirido su entrada en taquillas, mientras que sólo 40.000 de los más de 80.000 abonados hayan decidido quedarse en casa.
La excusa de la crisis no me vale: el abono se paga a principios de temporada, de modo que el gasto se hace de una vez y, si no se paga, imagino que se perderá el derecho al asiento. Como no creo que los abonados dejen que eso ocurra, no puedo más que achacar su absentismo a no sé qué motivo.
También se ha hablado mucho de la falta de aparcamiento desde que el ayuntamiento de Barcelona decidió instalar barreras para evitar el amontonamiento indiscriminado de vehículos en las aceras del barrio de Les Corts o en la Diagonal. ¿Cuántos coches dejan de malaparcarse con esta medida? ¿1.000? En ese caso, y suponiendo que vinieran llenos (que no lo están), hablaríamos de 5.000 personas menos, nunca de 40.000.
¿El juego del equipo no convence? Eso me lo creo menos aún, así que si el modo en que el Barça juega no anima a los abonados a ir al estadio ahora, no sé cuándo vendrán.

Amigos abonados: sé que un asiento del Camp Nou es difícil de conseguir, pero si no van a asistir a los partidos, mejor hacer un pensamiento, ¿no? Otros socios se lo agradecerán.

Por cierto: yo no fui al campo hoy. pero dejé el abono a alguien que sí lo aprovechó. ¿Por qué no hacen lo mismo?

Foto: elperiodico.com