Aunque uno quiera darle a Rosell el beneficio de la duda, los compañeros de viaje que se ha buscado no serían, precisamente, los más adecuados.

En la campaña electoral -e incluso desde que dimitió, me atrevería a decir- se rodeó de lo que Rubén Uría llama “prensa Lewinsky” (aka mamatoria) y muchos temieron (temimos) que hubiera demasiados favores que pagar tras alcanzar la presidencia.

Uno puede entender que gente como el Grupo Godó reclame el albornoz de turno como premio a los servicios prestados, pero soy absolutamente incapaz de comprender cómo un tipo inteligente como Rosell y sus ESADE’s boys se han rodeado de impresentables como los del Diario Gol.

La última de este panfleto (en el que escribe el ínclito Diego Valor, pseudónimo de Juanjo González, quien cuiriosamente dejó de escribir en su blog anti-Laporta después de la famosa Asamblea) ha sido eliminar de la foto de la celebración de la Liga al ex-presidente del Barça.

El gran gesto de Rosell invitando a Laporta a dar una vuelta de honor el día que el equipo recibió el trofeo de Campeón de Liga, minimizado gracias a esos tipos que se hacen llamar, para vergüenza de la profesión, periodistas. Espero que el presidente decida desmarcarse de la caterva de asnos que escriben en ese panfleto “dirigido” por el tal Xavi Mir, aunque eso le comporte granjearse su enemistad.

“Señor, protégeme de mis amigos, que de mis enemigos me protejo yo”. Pues eso.

Fotos: lalibretadevangaal.com