Me ha costado mucho decidirme, pero he decidido reabrir el blog. Se acabaron las vacaciones y es más que probable que carezca del tiempo necesario para escribir a diario, pero procuraré hacerlo al menos tres veces por semana.
Así, tal vez, podré desahogarme y quitarme esa negra nube de pesimismo tan culé que destila la blogoesfera tras el primer partido de Liga. Este post es sólo un anuncio. Ahora me tocará actualizar la lista de enlaces, porque he visto que varias de las bitácoras de visita obligada hace unos meses (Perarnau, Shojan, La Cola de Vaca…) han ido cerrándose. Afortunadamente, sigue en pie el incansable Bar Deportes y mi colega Csai D., que está contagiando su pesimismo incluso a Polo, que está cada vez más crítico.
En fin, que he vuelto. O casi. El lunes, tras el Barça-Athletic, volveré a juntar las letras para quien quiera leerlas o, cuando menos, para ayudarme a evitar el estrés post-vacaciones.