Dicen que el Bayern no es el equipo temible que ha sido siempre, pero yo no lo tengo tan claro. Son alemanes, tienen cuatro Copas de Europa y nos han eliminado en las dos ocasiones en que nos hemos cruzado con ellos.

Habrá tiempo para centrarse en esa eliminatoria y para analizar los puntos flacos y fuertes de los bávaros (que no bárbaros), pero ahora toca otra cosa: ganar al Málaga el domingo y hacerlo, si es posible, con la misma intensidad de juego de los tres últimos partidos.

No obstante y a pesar de jugar fuera el encuentro de vuelta, creo que el Barça tiene muchos números para pasar a semifinales. Poco a poco. Con prudencia. Sin chorreos.