En las últimas 48 horas se han producido diversas noticias en el mundo del deporte: el himnus interruptus (pobre Paulino, empujado de la fama cuando atisbaba ya una incesante lluvia de royalties), el duelo Barça-Sevilla, la eliminación del Real Madrid a manos del Mallorca de Manzano, la cada vez más frecuente mala baba de Schuster, la llegada de Pinto al Barça… Había mucho y bueno para elegir el argumento de una nueva entrada para el blog. Sin embargo, me gustaría dedicar cuatro líneas al mundo de los blogs futbolísticos sin caer, como decía Miguel Gutiérrez en la entrevista que nos concedió el lunes, en la ombligosfera.

Si hay un editor de blog que se caracteriza por innovar y por combinar letra, audio y vídeo, éste ha sido Csai D., de Lluvia Blaugrana. Él inició el camino que otros hemos intentado seguir y complementar, primero con las tertulias en formato podcast y luego con los clips de vídeo. El último y especialmente recomendable trabajo ha sido su interesante entrevista a Ramón Besa, Jefe de Deportes del diario El País en Barcelona y profundo conocedor de la realidad blaugrana. La presencia de Besa se suma al paso de algunos prestigiosos periodistas deportivos por la blogosfera, como Martí Perarnau o Enric Bañeres, este último en doble sesión: radiofónica en este blog y en una peculiar y jesusquinteresca entrevista en el blog de Moi.

¿Qué quiero decir con esto? Pues que nos estamos empeñando en crear una poco sana dicotomía entre medios tradicionales y blogs, cuando creo que son dos realidades complementarias. Los unos, los diarios deportivos, tienen el privilegio del acceso directo a las fuentes de información y su enorme, grandiosa, capacidad para crear opinión entre los aficionados; los otros, los blogs, poseen la ventaja de su dinamismo, de la interactividad y del generalmente sano contraste de pareceres entre lectores y autores. ¿Caminos paralelos? No necesariamente.

Blogs como éste o como Lluvia Blaugrana buscamos incorporar a nuestros espacios la opinión de algunos de los periodistas más conocidos, lo que demuestra el enorme tirón de los medios y la voluntad por escuchar de sus labios argumentos difíciles de recibir en otros foros. Tal vez, como ocurre ya en otros países, las bitácoras ganen pronto un cierto prestigio y no se conciban como el refugio del descamisado que tiene en Internet una herramienta de gran potencial y poco aprovechamiento para hacer oír su voz. El mero hecho que profesionales de la prensa se presten a hablar para 10, 20, 80 o 300 personas es un primer paso y un cierto nivel de reconocimiento. Lo mismo que ocurrió el pasado viernes por la noche, cuando el programa El Tirachinas de la cadena Cope abrió su edición con la noticia publicada en De Penalty sobre el último anuncio de Ronaldinho. Los blogs nos nutrimos de los medios y muchas veces empleamos sus contenidos como base para los nuestros, pero no tengo la menor duda que de la blogosfera saldrán, en no demasiado tiempo, algunos de los mejores columnistas de los periódicos de mañana.