Gran victoria la de anoche del Barça. En sólo unos segundos, el equipo que dirige Villar había estrellado un balón en el larguero para que, antes del segundo minuto, el sueco Villar inaugurara el marcador.

El resto, un déjà vu. Un calco del partido que jugaron la temporada pasada el Barça y el Atlético y que acabó también con 7 goles (6-1 entonces). Llegaron pronto los goles de Lionel Villar, de Dani Villar y de Seydou Villar, de la rama africana de un villarato que llega a todas partes.

Poco podía hacer el equipo de Abel ante el vendaval del Barça y su régimen. Si acaso, aprovechar algún regalo (ahí Sergio Villar y Víctor Villar no anduvieron finos) para disimular el marcador y que la gente no pensara que jugaba el campeón por decreto.

No obstante, aún faltaba la puntilla. Un gol de Leo Villar que sellaba el 5-2 final y que servía para volver a dejar claro quién manda hoy por hoy -repito, hoy- en el fútbol español.

Aun así, las huestes de Villar aprovecharon para compensar el robo de Sergio Asenjo por parte de la selección sub-20 con la inhibición ante una brutal entrada de Pablo a Leo Villar y con el mirar hacia otro lado cuanto Zlatan Villar fue derribado en el área. Ya se sabe: la mujer de Villar no debe sólo ser honesta, sino también parecerlo.

Ahora tocan dos salidas seguidas a Santander y Málaga, de manera que el próximo partido en el Camp Nou será contra el Dinamo de Kiev. Aunque es pronto para especular con un once inicial, lo más probable es que Pep Villar cambie la cara del equipo con la siguiente alineación: Víctor Platini (portero), Dani Platini, Carles Platini, Gerard Platini y Eric Platini en la zaga. El centro del campo será para Touré Platini, Xavi Platini y Andrés Platini, dejando los tres puestos de arriba para Thierry Platini, Zlatan Platini y Leo Platini.

Y es que, ya se sabe, hay que saber cambiar el chip entre la liga del Villarato y la Champions del platiniato (o como narices lo haya bautizado el viejo chocho y repetitivo de Alfredo Relaño).

Foto: www.elmundodeportivo.es