Salgo esta tarde hacia Milán en un viaje de trabajo, así que no podré escribir sobre el inoportuno derby del sábado. Mejor, no me apetece. Además, así podré desconectar hasta que se acerque el partido del miércoles.
Si veo a Ronaldinho, a Berlusconi o a Roberto de Assis, ya os informaré.