Los derbys Barça-Espanyol o Espanyol-Barça no son lo que eran. Cuentan los más veteranos que los duelos de los años 50, 60 e incluso 70 eran más intensos, más duros y más igualados. Les creo, aunque yo sólo recuerdo una victoria del Espanyol en el Camp Nou hace algo así como 25 años, con goles de Lauridsen, Urbano y otro que no recuerdo para los pericos.

Sin embargo, en los últimos años, la diferencia entre ambos equipos se ha ensanchado tanto que para los culés, el partido contra los periquitos es casi un partido más, porque el verdadero rival es el Real Madrid. Sé que en la dirección contraria no es así y que, con todos los respetos y sin que se ofenda nadie, el aficionado espanyolista se conforma con ganar al Barça como modo de salvar la temporada.
Dicho esto, no me extrañaría que el equipo blanquiazul ganara el partido de esta noche. Ya lo dice el tópico, “un derby es un derby”.

Comienzan a llegar los rumores acerca de la posible llegada de Mourinho al banquillo del Real Madrid. Si finalmente es así (¡qué pronto empiezan los rumores!), asistiremos a una vuelta de tuerca más en el trato de la prensa de Madrid a un personaje. De llamarle payaso y otras lindezas, se pasará a hacerle la rosca sin vergüenza alguna. Al tiempo.

EDITO:
Menudo repaso nos han dado. Ya se sabe… un derby es un derby.