El 5-0 de esta noche se recordará por una primera parte casi perfecta, por los dos goles de HEnry y Eto’o y por el genio omnipresente de Messi.

Pero para mí, lo mejor de este partido es la constatación de que los treinta y pico millones de euros pagados por Daniel de Alves son la mejor inversión realizada por el club desde las compras de Ronaldinho y Eto’o. O, si me apuran, incluso podríamos remontarnos más en el tiempo.

El brasileño incansable aporta al equipo fuerza física, calidad, técnica, un fantástico tándem con Messi… Y algo que echábamos en falta: carácter. La rabia con la que celebra los goles se contagia a la grada y es directamente proporcional a la que causa entre las aficiones rivales. Alves es determinante y es uno de esos jugadores que no puedes ni ver cuando te los encuentras en el equipo contrario.

Por eso y sin que sirva de precedente, felicito a Txiki Begiristain, a la portera de Núñez y a José María del Nido por dejárnoslo tan barato. Gracias a los tres.