Primer partido de Liga y primera derrota del Barça en un encuentro visto mil y una veces la temporada pasada. Pese a unos buenos primeros minutos y unos sólo aceptables finales, el resto ha sido lo de siempre: toque, más toque y juego amontonado por el centro. Alguien debería convencer a quien corresponda de que hace falta alguien por la izquierda como el comer. ¿Alguna idea?

Para más inri, cualquier rival de medio pelo aprovecha el nada infrecuente error defensivo de cada partido. Cada vez me preocupa más Puyol y pierdo la escasa fe que tenía en Abidal.

¿Esperanzas? Pues alguna hay, sí. Aunque los culés somos muy dados a quemarlo todo a las primeras de cambio, estamos en el primer partido y hay tiempo (no sé si perspectiva por parte de quien debe hacerlo) para corregir algunas cosas.

Para que el post no se tiña de un pesimismo desaforado, diré que me han gustado las entradas de Hleb y Bojan e incluso el trabajo de Henry como delantero-boya en algunos minutos. Y que espero que Guardiola se dé cuenta de que un centro del campo con Touré, Keita y Xavi/Iniesta estaría mucho más equilibrado.

Ahora, quince días de parón por las puñeteras selecciones. Para eso valía la pena retrasar el inicio de la Liga hasta dentro de dos semanas, ¿no? Pues eso.

¡Ah! Y me quito el sombrero ante el Numancia de Kresic. Tenían muy claro qué debían hacer y lo han hecho a las mil maravillas. Fantástico.