He pasado unos días en Italia y me ha resultado muy curioso ver de qué manera se ha seguido el sorteo de los cuartos de final de la Liga de Campeones. A bote pronto, se me ocurren varias cosas que comentar: la primera, que ningún medio de comunicación italiano deseaba un posible emparejamiento entre sus equipos. La segunda es que dan por casi hecha la clasificación del Inter de Milán que, aunque probable, aún tiene que jugar en San Siro contra el Ajax (2-2 en la ida).
La tercera cosa, que todos querían evitar a toda costa al Barcelona. He podido constatar cómo ni los periódicos ni las distintas televisiones querían cruzarse con el Barça en cuartos de final. Le tienen un respeto -si no miedo- enorme. El titular de “La Gazzetta dello Sport” del día del sorteo rezaba más o menos así: “Il pericolo a evitare, il Barcellona” (el peligro a evitar, el Barcelona).
Este comentario viene a contrarrestar el excesivo -a mi modo de ver- miedo que atenaza a los equipos españoles cuando se habla de cruzarse con italianos. Uno diría que los nuestros acuden temblando mientras ellos se afilan los colmillos; veo que, al menos este año, la sensación es distinta: a los españoles les sigue entrando el canguelo (con perdón), pero también a los italianos les asaltan dudas notables cuando tienen ante sí un equipo como Dios manda. Aunque, dicho sea de paso, no siempre la liga española está en condiciones de ofrecer un conjunto así.

Sobre las opciones italianas:
Si el Inter pasa la eliminatoria con el Ajax, les veo muy confiados ante el cruce con el Vila-real. Aun así, pienso que, si juega como sabe, el equipo de Pellegrini tiene serias opciones de eliminarlos.
Ojo con el Olympique de Lyon. El Milán es bueno, pero los franceses también.
La Juventus, al menos a priori, es más equipo que el Arsenal. Aunque hay que acordarse de cómo se clasificó (aún le rezan a Wiese, el portero del Werder Bremen).

Referencias
La Gazzeta dello Sport hace balance del sorteo