La polémica es algo propio del fútbol. Es lo que permite que se hable de este deporte más allá de los 90 minutos que dura un partido. Podemos discutir si una jugada es o no penalty, si hubo o no fuera de juego o si tal o cual jugador debió ser expulsado o mereció permanecer en el césped. Cada uno cuenta la historia según la ve o, en muchas ocasiones, según sus colores le hacen verla.

Lo que no es aceptable de ninguna manera es que el periodismo recurra a la manipulación informativa. Y eso es lo que hace -como informa el Diari Ara– el Diario As en su edición impresa de este lunes, borrando de una fotografía a Koikili, el defensa del Athletic Club cuya posición permite dudar acerca de la situación antirreglamentaria de Dani Alves en el primer gol del Barça.

Para que quede claro, vaya por delante que pienso que es fuera de juego. Me lo pareció en el estadio al ver la jugada en directo y confirmé esa impresión con las repeticiones.

Aquí está la imagen de la jugada tal como sucedió:

Y aquí la que publica As:

Parece que la manipulación de las fotos en algunos periódicos está de moda. Primero fue el Diari Gol y hoy le toca el turno al diario que dirige Alfredo Relaño, quien en un chat con sus lectores se ha justificado del siguiente modo:

Me he encontrado con eso esta mañana, cuando he visto que los foros estaban incendiados. Estoy avergonzado y pido disculpas por ese error a todos los compradores de AS y, más allá de ellos, al barcelonismo en general. Ya he entrado en dos radios de Barcelona para hablar del asunto. Estoy esperando a los del departamente de infografía para que me lo expliquen. En principio doy por buena la primera versión que me dan, según la cual se trataría de algo involuntario, fruto de un efecto al superponer unas instantáneas sobre otras. Espero que me lo demuestren. En nuestro descargo puedo aducir que en la edición web del periódico la jugada está bien reflejada desde el principio y que esta misma mañana, en cuanto se detectó el error en el papel, se incluyó en la misma la rectificación a la edición de papel. Y también incluiremos mañana, en nuestra edición de papel, la rectificación con nuestras excusas, dado que no todos los compradores-lectores de papel acuden a la web. Y estoy a disposición de cualquier radio u otro tipo de medio que quiera interpelarme sobre el asunto.

Relaño, un periodista de la vieja escuela, tilda el asunto de error. Y no lo es. Es un flagrante caso de manipulación. Un error sería encabezar una crónica con el titular de otro partido, confundir los goleadores en la ficha técnica o equivocarse en un pie de foto.

La enfermiza obsesión de Relaño con la teoría de la conspiración que él llama Villarato ha acabado por devorarle. Hoy, el Villarato se ha extendido hasta convertirse -salvo honrosas excepciones- en una suerte de libro de estilo del As. Tanto que podríamos decir que algunos de sus redactores e infografistas parecen haberse vuelto más papistas que el Papa. Más relañistas que Relaño. Todo es Villarato.

“No dejes que la verdad te estropee una buena noticia”, reza aquel famoso dicho. Si el encargado de hacer desaparecer a Koikili (o su instigador) buscaba con su trabajo la palmadita en la espalda del ideólogo del Villarato y su cohorte de aduladores, me temo que va a lograr la de los segundos, porque si Relaño es como todos los que le conocen dicen, espero que no se deje engañar con la excusa de la superposición de fotos.

Porque lo que ha hecho As es una manipulación. El error es no admitirla.