El Barça no pudo hacer su juego y perdió. Los de Porto Alegre tenían la lección bien aprendida y, a base de presión y de un ritmo lento, se han llevado el partido. No creo que haya sido un problema de prepotencia, de arrogancia ni nada por el estilo. Es más sencillo que eso: el Inter fue mejor al hacer lo que tenía previsto. El Barça, no. Otra vez será…
En cualquier caso, lo dije después de la derrota de Mónaco: firmo perder cada año la Supercopa de Europa y la final de la Intercontinental -o como quiera que le llamen ahora-.
El que no se consuela es porque no quiere…