Hoy me acabo de convencer de que el Barça va a ir hacia arriba. No sé qué ocurrirá el miércoles en Sevilla, pero no dudo de que la mejor versión del equipo está a punto de llegar. ¿En qué me baso? En varios factores.

1. He oído a Paco Flores decir que estos dientes de sierra son normales y que está seguro de que el equipo de Rijkaard crecerá en breve.
2. Pese a las bajas, el equipo se ha aguantado arriba en la clasificación. Jugando peor, es cierto, pero es líder al final de la primera vuelta con un partido aún por disputar.
3. Queda alrededor de un mes para coger la forma y afrontar los partidos de Mestalla, Sevilla y la eliminatoria contra el Liverpool. Antes quedan por el camino Celta y Racing en casa, dos rivales frente a los que recuperar las ganas que parecen no demostrar los jugadores en el campo.
4. Todo esto lo maneja Rijkaard.
Me detendré en este cuarto punto. Si de algo puede (podemos) presumir los culés es de no ser resultadistas. Desde que Michels llegó a principios de los años 70, el club adoptó una filosofía basada en el juego ofensivo, en el espectáculo y en satisfacer a una parroquia que por entonces no estaba habituada a los títulos. Hoy, para mi sorpresa (y la de mi colega Polo, supongo), el Camp Nou ¡ha silbado a Rijkaard! ¿Tenemos poca memoria? ¿Somos tan palurdos como para dudar de un tipo que ha manejado el vestuario y nos ha dado 2 Ligas y una Liga de Campeones en tres temporadas?
Es evidente que Saviola está en racha y que ha marcado siete de los últimos nueve goles del equipo, pero soy de los raros que piensa que Gudjohnsen ofrece más trabajo, más presión y un perfil de jugador que se adapta mejor al sistema de Rijkaard. Y que el público sea capaz de silbar a este entrenador por realizar un cambio de este tipo me parece lamentable. Estaba en el campo y no podía creérmelo. Pero sucedió.
Martí Perarnau siempre comenta la necesidad de una buena pretemporada para conseguir resultados. No dudo de sus criterios, pero en el caso de Rijkaard soy de los que piensan que el holandés sabe lo que se trae entre manos. Y confío en que lo demuestre en los próximos partidos.
Y, hablando de bajones, no hay que olvidar una serie de equipos que, por unas cuestiones u otras, han experimentado o están experimentando este momento ‘flojo’: Valencia (ya recuperado), Sevilla (no sé si soportará la presión, aunque la trayectoria de los equipos de Juande Ramos acostumbra a ir de más a menos), Chelsea, Milan (este bajón parece crónico) e incluso Real Madrid.
Ahora, sed sinceros: de todos estos equipos, ¿cuál os merece más crédito para superar su bajón?
Foto: notasdefutbol.com