Estoy cansado de oír a tanto “sabio” -especialmente en el entorno periodístico madrileño- decir que el Barça sin Messi es un equipo vulgar. Es evidente que sin el argentino, el equipo de Guardiola juega de otro modo, no tiene tanto poder de desequilibrio y no intimida tanto a sus adversarios, pero de ahí a calificar al once culé de ‘vulgar’ media un abismo.

Y estoy cansado, también, de que ese argumento border-line sirva para minusvalorar el trabajo y las cifras obtenidas por el Barça. ¿Hay que excusarse por tener en la plantilla al mejor jugador del mundo? Me niego. Y al que le pique, que se rasque.

Una cosa más:
Lo de Alfredo Relaño y su villarato de las narices ya cansa. Y mucho. Es el último reducto que le queda al diario de Prisa para intentar ganar adeptos entre la causa madridista y, por ende, entre la anticulé. Y es también un ejemplo de cómo el periodismo deportivo se convierte en servil. El último ejemplo, criticar que el Comité de Apelación retire la tarjeta amarilla a Daniel Alves (se la enseñaron por fingir presuntamente un penalty cuando todo el mundo vio que no fue así) y no haga lo mismo con Gago. Es más, se escandaliza de que Alves no sea suspendido y echa en cara al comité que no se sancione la entrada a Toni del Moral (entrada excesivamente dura, sin duda, pero al balón).

Nada, Alfredo, majo, tú a lo tuyo. Aprovecha esta temporada que es la última que le queda a tu grupo de comunicación con algo de fútbol. El próximo, ni Liga, ni Liga de Campeones. Eso es lo que os duele, incluso más que no haber conseguido echar al inepto de Villar de la presidencia de la Federación. Y duele más porque toca algo muy sensible: el bolsillo. Porque yo, y supongo que mucha otra gente como yo, pienso darme de baja de Digital+ en cuanto termine la Liga. Pero tranquilo, Relaño, seguro que también podrás culpar a Villar, a su régimen y al Barça de que os quedéis sin fútbol que transmitir por televisión.
No te bajes del burro: nos decepcionarías.