Puyol-y-Xavi

Pasado ya el estruendo de los octavos de final de la Liga de Campeones y el posterior sorteo, llega otro de esos inoportunos parones de la Liga para que jueguen las selecciones nacionales. Y, como ocurre siempre, la lista de futbolistas del Barcelona llamados a engrosar las filas del equipo de Del Bosque es larga. Larguísima.

De entre todos los jugadores convocados, sorprende la presencia de Xavi, quien llegó entre algodones al partido frente al Milan tras haber descansado durante varios días. Los médicos y técnicos del club temen que su presencia en la selección española agrave su lesión, y piden precaución a Vicente del Bosque. Personalmente, no dudaría en jugarme algunos euros en alguna de las casas de apuestas deportivas por la participación de Xavi en el partido contra Francia, que es el que debe decidir quién será el campeón de grupo y qué equipo accederá directamente al Mundial de Brasil.

Renovado hasta prácticamente la edad de su retirada, Xavi debería plantearse algunos aspectos. Fundamentalmente, uno: que el club que le va a pagar tan generosamente los próximos años de contrato no se llama Federación Española de Fútbol, sino F.C. Barcelona. Y, en consecuencia, su prioridad no debe ser otra que la de cuidar su físico para poder cumplir con las obligaciones de quien le paga.

También debería pensar que a los 33 años uno no tiene la misma rapidez de recuperación que a los 23, que su sóleo, su bíceps y sus piernas llevan muchos kilómetros encima y, sobre todo, que una lesión ahora podría dejar al equipo que le paga sin su participación en la parte más decisiva de la temporada. Xavi debería parar un momento y hacer fuera del campo lo que tan bien hace centro: tener la mente clara.

Y luego está Puyol, cuya lesión e intervención relámpago han sorprendido a propios y extraños, especialmente si -como se nos cuenta- venía jugando con molestias desde noviembre de 2012. Tras someterse a una artroscopia esta semana, es más que probable que el Barça no pueda contar con los servicios del central -también renovado- en un par de meses.

Sí, ya sé… Puyol recorta plazos de recuperación y bla, bla, bla… Ojalá sea así y pueda volver cuanto antes, aunque su rendimiento -tan dependiente de su físico- está muy lejos del que era hace unas temporadas.

La pregunta es: si tenía molestias en noviembre, ¿por qué se opera ahora? ¿Por qué se arriesga a perderse el desenlace de la temporada y a dejar a su equipo sin su concurso? No quiero ser injusto porque si ha parado ahora, será posiblemente porque Puyol no ha podido aguantar más, así que esperemos que se recupere rápido y bien y, sobre todo, que el club tenga muy claro que necesita como el comer el fichaje de un central para el año próximo.

Necesitamos a Xavi y a Puyol en plenitud si queremos llegar lejos en la Liga de Campeones, así que espero que el primero vuelva sano de la selección y que el segundo recupere la salud de su rodilla derecha cuanto antes.

En cualquier caso, estoy seguro de una cosa: ambos podrán afrontar este verano el único título que les falta en su palmarés: la Copa Confederación. Donde no juega el Barça, claro.

Foto: mundodeportivo.com