“Me gustaría encontrar un trabajo tan privilegiado -el de periodista- para poder criticar a todo el mundo sin saber nada”. Schuster dixit.

Y a mí encontrar otro en el que ganar la décima parte de lo que gana él. O, para no caer en la avaricia, simplemente uno en el que me pagaran los 2.000 euros que pillaba el alemán cuando ejercía de comentarista en Sport, en aquel lejano tiempo en que no le importaba criticar el trabajo de otros compañeros.
Mientras tanto, seguiré escribiendo a destajo por cuatro duros el folio.

Foto: sportsnob.net