Después de la tensión del clásico, desengrasemos un poco con unos minutos musicales.

Gracias, Shojan.