Después de casi tres meses sin escribir en el blog, resulta difícil elegir un tema para el retorno. Ha habido muchos y de todo tipo, desde los cuatro cuartos que se ha gastado el Madrid para intentar reflotarse hasta el traspaso de Eto’o y la llegada de Ibrahimovic.

Pero si hay una pregunta que ha traído de cabeza al personal, ésta ha sido, sin duda, “¿por dónde podré ver el fútbol este año?”. Que si TDT de pago, que si plataformas de cable o ADSL, que si Canal+ Liga… Pese a que desde el principio la cosa ha estado más o menos clara, uno se sorprende viendo la nula capacidad para absorber información que tiene gran parte del personal. Basta con navegar un poco -haciendo el esfuerzo de ignorar las faltas de ortografía- por algunos foros y blogs para ver que la gente anda confundida.

No es extraño, especialmente después de comprobar que quien hace unos meses abogaba por el ‘fútbol gratis‘ se dedica ahora a alabar la TDT de pago (que, hasta donde yo llego, no es ‘gratis’), mientras que quienes defendían el pago por visión hacen hoy poco menos que apología de la piratería de partidos por televisión. Hay que ver cómo cambia el cuento, ¿verdad?

Otras cosas cambian menos, como el eco en las portadas de Marca y As de las dos Supercopas ganadas por el Barça o el rol de cómico frustrado de gente como Tomás Guasch. No tardará tampoco en aparecer el Villarato, las teorías conspiranoicas y otras gilipolleces.

No importa. Yo tengo claro, y como yo otros muchos, que me fui de vacaciones celebrando tres títulos y al volver se han convertido en cinco. Y, con vuestro permiso, me ahorro la rima.

Imagen cortesía de Rafadalton.