Comentaba el otro día con unos amigos -también blogueros y culés- que no soy de los que se obliga a escribir a diario en el blog. Creo que lo mejor es hacerlo única y exclusivamente cuando tienes algo que decir. De lo contrario, no vale la pena.

Sin embargo, me cuesta entrar en esta página y ver que la última entrada tiene ya una semana de antigüedad. No sé si es pereza, desilusión por la temporada del equipo, hastío de tanto nombre presuntamente fichado o, simplemente, que no tengo nada que decir ahora. Y eso que hay temas: los fichajes, la moción de censura, la final de la Champions League, la venta de las hasta ahora estrellas del equipo… aun así, no me apetece mucho meterme en esos berenjenales.

Mientras llega la próxima temporada, estoy planteándome seriamente escribir también sobre otras cosas alejadas del fútbol. Si en otros temas tengo algo que decir o compartir con vosotros, ¿por qué no hacerlo?