Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, 26 de enero de 2008. Dos buenos equipos y un mal árbitro que decide -a mi modesto entender- inventarse un penalty en el descuento a favor del equipo local que, a la postre, supuso el gol de la victoria para el Sevilla. Cuando acabó el partido se monta una tangana entre algunos jugadores de ambos equipos, el entrenador de Osasuna, el árbitro, el delegado del Sevilla y algún otro personaje que apareció por allí. En aquel momento pensé que todo el follón vendría dado por el penalty o por la jugada anterior en la que el Sevilla no devolvió el balón a Osasuna, quien siguiendo instrucciones de Iturralde González -según explica Ricardo, su portero- lanzó la pelota fuera para que fuera atendido uno de sus compañeros.

 

Hasta aquí, todo más o menos normal. Sin embargo, el blog de Jesús Alvarado pone en boca de José Ángel Ziganda, el técnico navarro, las siguientes palabras:
“Hijos de puta. Sois todos unos hijos de puta. Todo lo malo que os ha pasado y todo lo malo que os pase os lo merecéis.Teníais que estar todos muertos como Puerta”.

Y se montó la gorda. Ese artículo (que publica también a su manera el Diario de Sevilla) ha traído consigo un cruce de declaraciones y desmentidos. Ziganda niega haber dicho eso, Alvarado se ratifica y asegura tener testigos, los medios de comunicación disparan sin preguntar y Osasuna amenaza con una querella contra el editor del blog sevillista y narrador de los partidos del Sevilla en SevillaFC Radio.
No sé cómo acabará esto. No tengo ni la menor idea, aunque probablemente ni haya querella ni ocurra nada. Personalmente, no me parece prudente publicar algo así sin poder recurrir a algún tipo de documentación que lo pruebe. No juzgo a Alvarado (su blog es suyo y cada uno hace con su libertad de expresión lo que le viene en gana) ni quiero valorar si acierta o yerra, pero tal vez -sólo tal vez- debería tener en cuenta que ha disparado muy alto, que se enfrenta al establishment desde una plataforma, su blog, que como todos los blogs, es poco menos que un corcho flotando en el océano.
Personalmente no me cabe en la cabeza que Ziganda pueda haber dicho esas cosas. No lo entendería de nadie y mucho menos de un deportista de élite que, además, destacó en su carrera tanto por sus goles como por su fair play.
Claro que tampoco pensé que alguien pudiera decir que “Bin Laden tendría que poner aquí una bomba” y Santiago Cañizares lo hizo, en 2001, refiriéndose al Camp Nou. En aquella ocasión las cámaras de Canal+ le cazaron. Por el bien de Alvarado, espero que aparezca algún testimonio audiovisual; por el bien del fútbol y por la poca confianza que aún me queda en esta sociedad de mierda, espero que no.

 

Solidaridad
Al hilo de este partido, me gustaría también solidarizarme con Rafa, el editor del blog Talibán Sevillista. Esta mañana recibí un correo en el que me anunciaba el cierre de su bitácora a causa de las amenazas sufridas por él y su familia en los últimos días. Hay que ser mezquino, mala gente y estar ocioso para dedicarse a insultar y amenazar a alguien por el mero hecho de expresar sus opiniones sobre algo. Y menos aún sobre el fútbol, que no es más que un puñetero juego.

 

Hoy no se emite Once Metros
Paso por una etapa de trabajo que no me permite preparar como quisiera el programa y prefiero posponerlo unos días antes que hacer una chapuza. Intentaré colgar un podcast durante la semana. Lo lamento.