Uno de los tópicos mas recurrentes en el mundo del fútbol es el de la ‘presión’ que afecta a los equipos. “Queremos meterles presión”, “después de ganarlo todo seguro que tienen más presión” o “nosotros no tenemos nada que perder porque la presión la tienen ellos” son frases pronunciadas día sí y día también por muchos de los futbolistas que juegan en la liga española.
Pero, ¿qué es eso de la presión? El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define presión como la “acción y efecto de apretar o comprimir” y, en otra de las varias acepciones de la palabra, habla de “fuerza o coacción que se hace sobre una persona o colectividad”. Se supone que la ‘presión’ a la que se refieren nuestros cultos futbolistas encajaría en esa segunda definición.
Probablemente ya se había hablado de ‘presión’ anteriormente, pero creo que quien puso de moda ese término aplicado a la liga de fútbol fue el dúo formado en el banquillo del Barça por Johann Cruyff y Carles Reixach en aquella persecución al Real Madrid que terminó en la primera liga de Tenerife. Recuerdo al Madrid con muchos puntos de ventaja y a los entrenadores del Barça diciendo que querían jugar antes para “meter presión” al equipo merengue. No sé si lo consiguieron o no, pero todos sabemos cómo acabó aquel campeonato. Al año siguiente ocurrió lo mismo y al tercero, con el penalty de Djukic, también.
Visto con perspectiva, ¿aquello fue realmente presión? No lo tengo muy claro, pero creo que tuvo más que ver la calidad y la confianza con que jugaba aquel Dream Team; un modo de juego y una alegría que afectó a un Real Madrid que, pese a ir por delante, no destilaba la misma sensación en su juego ni despertaba las mismas alabanzas. Basta recordar la destitución de Radomir Antic por Leo Beenhakker cuando los blancos iban líderes. A lo mejor esa es otra forma de presión…
¿EXISTE LA PRESIÓN?
Tras el partido de Osasuna, un periodista preguntó a Rijkaard si notaba la presión al ser el equipo a batir y estar obligado a ganarlo todo. El holandés contestó: “¿Qué es la presión? ¿Usted lo sabe? Está en la cabeza de cada uno. Lo que dice usted es crear presión para que se hable sólo de ganar, y yo no digo nunca eso. Yo hablo de hacer bien el trabajo e intentar hacer disfrutar a la gente y dejar buena imagen. Y así no hay presión, sólo hay partidos que se aprovechan si todo va bien y que se sufren si no van bien. Prefiero hablar de tensión, de la adrenalina que se genera durante toda la semana en los entrenamientos. La presión viene de fuera y para mí no existe”.
Tensión, según la RAE, es un “estado anímico de excitación, impaciencia, esfuerzo o exaltación”. Para Rijkaard, la tensión es positiva y la presión no existe. En cualquier caso, si su equipo juega como acostumbra en los últimos años, la presión -existente o no- no va a recaer precisamente en la formación azulgrana.
Foto Frank Rikaard: www.supersoccer.com.za
Foto del penalty fallado por Djukic: www.deportivo-la-coruna.com