Voy a estar unos días de vacaciones y no voy a poder publicar nada hasta el próximo fin de semana, pero me gustaría dejar en este espacio algunas beves reflexiones acerca de todo lo que ha pasado esta semana de fútbol europeo.
WERDER BREMEN – BARÇA
Muy mal partido del Barcelona. No descubro nada diciendo que Motta estuvo mal como pivote defensivo, ni tampoco si -como acostumbra a decir mi colega Polo– acuso a Oleguer de no tener nivel no ya para sentar a gente como Zambrotta o Belleti, sino simplemente para jugar en este equipo. Puyol tampoco anda muy fino últimamente, y sólo Iniesta, Eto’o y Thuram mantuvieron el tipo. Messi merece un comentario al margen, porque he escuchado desde el inicio de temporada que no era el que fue y que tal vez se lo había creído. Messi es uno de esos escasos futbolistas desequilibrantes capaces de aprovechar su genialidad para marcar la diferencia. Y creo que lo demostrará en los próximos partidos, en los que ganará protagonismo y minutos por la desgraciada lesión de Eto’o.
5 MESES SIN ETO’O
Es obvio que es una triste noticia la lesión de Samuel Eto’o. Lo que no tengo tan claro es que haya que ser tan dramático. El delantero camerunés es, al menos para mí, el tipo más determinante que hay hoy en día en el fútbol mundial, por encima de Ronaldinho, de Henry o de Shevchenko. No hay otro como él, ni fuera ni dentro del Barça. Sin embargo, el equipo tiene recursos más que suficientes para suplir la baja de Eto’o echando mano de Gudjohnsen, Messi, Giuly, Saviola y hasta de Ezquerro. Es posible que Rijkaard tenga que realizar algunos retoques en el juego ofensivo, pero confío en el criterio de un tipo que ha demostrado sobradamente su valía.
LAS ROTACIONES
Hasta hace cuatro días, todo el mundo alababa las rotaciones de Rijkaard. Hasta hace cuatro días, nadie dudaba de la capacidad de Edmilson para dar salida al balón desde atrás. Hasta hace cuatro días, nadie discutía con demasiado ímpetu si tenía que jugar el trío Deco-Xavi-Iniesta o era mejor jugar con un pivote defensivo de contención.
Un mal partido en Bremen ha servido para que la maquinaria de la histeria culé se ponga en marcha. Hay que ser crítico cuando el juego y la actitud del equipo (o ambas cosas) lo merece, pero no creo que sea necesaria tanta autoflagelación y, sobre todo, tanto “ya lo decía yo…”. Especialmente cuando llevamos sólo un mes de competición y el año pasado, por estas fechas, el equipo estaba peor.
SAVIOLA
En su día publiqué un artículo en el que me mostraba en desacuerdo con los motivos que aducía Saviola para quedarse en el Barça. No los entendía y sigo sin hacerlo. Sin embargo, la lesión de Eto’o ha hecho que la situación del argentino cambie sustancialmente. Saviola es un jugador con clara capacidad goleadora, aunque yo piense que no encaja demasiado en el esquema actual del equipo. Aun así, forma parte de la plantilla y sería de estúpidos no aprovechar sus cualidades. Ahora habrá quien diga que Saviola puede salvarle el culo a Rijkaard e incluso quien acuse al holandés de oportunista. Se equivocará. El míster blaugrana hizo jugar a Saviola los últimos minutos contra el Valencia ante la incredulidad de los medios y tertulianos que ahora se apuntan, ellos sí, al carro de los oportunistas.
EL CIRCO DE LA SELECCIÓN
Lo de la selección española de fútbol es de chiste de Arévalo. Había quien esperaba una revolución y lo único destacable es la baja de Raúl y la presencia de Angulo, ese joven talento que empieza a despuntar en el Valencia. Aragonés está demostrando que le va grande el cargo, que no puede con la presión de la prensa y que no piensa dimitir por dimitir. Creo que lo que tendría que hacer el seleccionador es ser fiel a sí mismo y salir a jugar en Estocolmo con aquellos jugadores en los que crea de verdad. Lo demás son actitudes cara a la galería. ¡Qué razón tiene Kantinu cuando dice que ‘La roja sonroja’!
Si me permitís una maldad, me alegro de que Raúl no esté por una causa no futbolística: por ver que Juan Antonio Alcalá, el reportero pedante y enteradillo de la SER que sigue a la selección, se ha quedado con el culo al aire intentando ser más que nadie y menospreciando la primicia que avanzó Mónica Marchante en Canal+ el pasado domingo.
DESCANSO
Me voy unos días a Marrakech, donde no podré leer a Fabián Ortiz ni a Roncero, donde no escucharé a De la Morena ni a Abellán (ni, ahora que lo pienso, tampoco al talibán Juanma Rodríguez… ¡Aleluya!), ni tampoco a García Caridad y su obsesión con todo lo que huela a barcelonista. Lo único que me apetece escuchar es la llamada a oración del muhecín desde lo alto de culaquier minarete. Un sonido impactante que me recuerda que en este mundo hay cosas que merece la pena ver y gentes que vale la pena conocer.
Si no ocurre nada, volveré a escribir el próximo sábado. Salam.
Fotos: Aragonés y Raúl: mundialfutbol.es – Eto’o: sigloXXI.com – Marrakech: canalmaroc.canalblog.com – Saviola: infobae.com – Rotación: teleaire.tv