Mucha gente se fijará -y yo el primero- en el partido de Eto’o y en su reencuentro con el gol. Pero sería injusto no resaltar el partidazo que se han marcado cuatro jugadores: Touré, Márquez, Xavi y Gudjohnsen. El Barça ha hecho hoy lo que se espera de él: jugar al primer toque, dar velocidad al balón, mantener la posesión con criterio y finalizar las ocasiones que crea. Fantástico.
Como habrá otros blogs que analizarán el partido en sí, yo me quedo con la sensación que percibo desde el partido de Montjuïc: el equipo va claramente a más. Rijkaard ha sabido (sí , ha sido él, incrédulos) encontrar la tecla que ha puesto en marcha el motor e incluso ya ha tenido la inteligencia de gestionar bien los cambios en la segunda parte.
Reconozco que Eto’o es una pieza clave en este equipo, pero no porque meta goles -que también-, sino por su temperamento: El carácter y el espíritu que contagia a sus compañeros, empezando por la presión, es impresionante.

Una victoria sin mérito
Me gustaría decir algo más: mi vena masoquista ha hecho que escuche los comentarios de la Cadena Ser en el descanso y al final del partido. Como era de esperar, mi ‘amigo’ Minguella decía que “el Barça había ganado porque jugaba sin obstáculos, y con la calidad que tienen…”. Paco González, tres cuartos de lo mismo, igual que Radomir Antic, ese genio de la estrategia especialista en descender equipos. ¡Qué distinto de lo que explicaban durante y tras el 1-5 del Madrid en Mestalla! Menuda semanita nos espera.

La cerveza del clásico
Recuerdo a los culés que vayan al Camp Nou que hay convocada una cervecita previa al Barça-Madrid, que parece que se jugará finalmente el domingo a las 19:00 horas. Quien se apunte (ya lo están Dfons, Polo y un servidor) que deje aquí su comentario.