Desde que empezó la Liga, me marqué el objetivo de obligarme a escribir un post al menos después de cada partido. En los últimos días he estado algo desconectado, pero estoy seguro de que sabréis disculparme. El motivo es la llegada de Laia, mi primera hija que nació en Barcelona la mañana del pasado sábado y que podéis ver bajo estas líneas.

Supongo que con el tiempo se unirá al censo culé, pero a día de hoy el fútbol (aunque me alegrara del 1-6 de ayer) me trae absolutamente sin cuidado. En cualquier caso, aquí seguiré y, entre pañal y pañal, algún hueco encontraré para podcasts y entradas.