Sólo unas líneas para esbozar algunos apuntes ante el retorno de la Liga de Campeones.

1. Me apetece mucho ver el partido Barça-Lyon. Es, al menos a priori, uno de los más atractivos de toda la primera fase de la competición. Y verlo, además, con la ilusión de ver despertar de una vez al equipo de Rijkaard, porque estoy seguro de que lo hará.
2. Tengo mucha fe en lo que pueda hacer el Sevilla en la Champions League. No porque les siga ni porque me resulten especialmente simpáticos, sino porque creo que tienen una oportunidad única para exhibir en la competición por excelencia la madurez que han demostrado en los últimos años.
3. Por otra parte, compadezco a los seguidores sevillistas y, por ende, también a los valencianistas. ¿Por qué? Pues porque, como ya ocurrió el año pasado, Antena 3 TV elegirá un martes el partido del Real Madrid y otro el del Barça. Y ‘palanganas’ y ches, a ver a su equipo pagando. Una pena, pero seguro que no me equivoco.