Pues eso. Que tras la exhibición de anoche ante el Bayern, uno no sabe qué palabras usar para describir la cara con la que miles de aficionados abandonábamos el Camp Nou. Espectáculo, lección… Da igual. Con partidos así se olvida uno de la presión, de los canguelos, de los cagómetros y de la madre que los parió.

Mientras tanto, otros se distraen con las declaraciones de Guti que, como intuía ya anoche, hoy son portadas de Marca y As. Esa es la diferencia entre la situación de un equipo y la del otro.

Felices minivacaciones.