Salvo que, por casualidad, toque el Liverpool o se llegue a la final. De todos modos, cualqueir excusa es buena para visitar Londres.